Apuntes historicos

 

A modo de introducción facilitaremos antes de nada unos apuntes históricos que nos ayuden a contextualizar los datos.

Históricamente La Litera siempre se ha considerado territorio aragonés.

Ya durante los siglos de reconquista (XI-XII) encontramos documentación al respecto: “A lo largo de ambos siglos (XI y XII) aparecen constantemente documentadas como “tenencias” aragonesas las de Benabarre, Benasque, Calasanz, (...), Ribagorza, San Esteban de Litera, (...) Tamarite de Litera, (...)”. (Antonio Ubieto, “Los límites de Aragón" en Historia de Aragón, p. 316).

Las poblaciones de La Litera siempre se rigieron por los Fueros de Zaragoza o de Huesca; Tamarite lo hizo, por ejemplo, por el fuero de Zaragoza. Los límites de Cataluña, según el rey Pedro el Católico (s. XII) se extendían hasta Lérida: “Així, no dún cop, però si ben aviat, i per la força del poblament, Lleida basculà vers Catalunya, que, en paraules del rei Pere el Catòlic, séstenia de Salses a Lleida: “ Haec est pax quam dominus Petrus... constituit per totam Cataloniam, videlicet a Salsis usque ad Illerdam”. (“3. La conquesta de la Catalunya Nova” en Història de Catalunya, págs. 269-270).

Importante y significativo es recordar que el día 6 de febrero de 1228 Lérida juró fidelidad a Alfonso, heredero de Aragón (no de Cataluña) en las Cortes aragonesas celebradas en Daroca; y posteriormente la ciudad de Lérida, por donde corría la moneda jaquesa, se negó en un principio a jurar fidelidad a Pedro, heredero de Cataluña. En 1243 Jaime I (rey de la Corona de Aragón, y padre de Alfonso y Pedro -posteriormente nacería su hijo JaimeII) estableció frontera entre Aragón y Cataluña integrando las tierras que van desde el Segre hasta el Cinca en territorio aragonés, incluyendo la ciudad de Lérida -que en aquellos momentos no formaba parte ni del reino de Aragón ni de los condados barceloneses, ya que gozaba de un estatus de ciudad libre. Meses más tarde, ya en el año 1244, estableció una nueva frontera pasando a Cataluña Lérida, La Litera y Ribagorza -ésta última había sido uno de los tres condados, junto con Sobrarbe y Aragón- fundadores del reino aragonés. En el año 1300 en las Cortes celebradas en Zaragoza, Jaime II fijó una nueva frontera en esa zona, estableciendo los límites entre Aragón y Cataluña en la clamor de Almacellas -tal y como hoy siguen-. La Litera y Ribagorza volvieron al lado aragonés mientras que Lérida se quedaría definitivamente en el lado catalán.  Ferran Soldevila apunta la posibilidad de que los habitantes de Lérida sufrieran una presión por parte de los condados de Barcelona para sentirse catalanes hasta el punto de redactarse una canción de gesta propagandística que: “degué és ser un dels elements de la propaganda pro Lleida catalana que es degué desplegar per Catalunya”. (Antonio Ubieto, "La formación territorial" en Historia de Aragón, p. 331; y Ferran Soldevila, Les prosificacions en els primers capítols de la crònica de Desclot, en "Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona", 27 (Barcelona 1957-1958), p.86). No será hasta el año 1833 -división provincial- cuando volverá a haber una división en Ribagorza, pasando una parte a Cataluña.

 

Categorización: